Solo entre cuerpos celestes, la nave se va y me deja en el aire, donde falta oxígeno, donde inevitablemente quedaré. No hay más sombras que las que espero aquí. No pude ver los autos dando vueltas, dando vuelta los autos. Solo y los planetas, solo y los planetas, solo y los planetas. Unos guantes tan blancos me empujan hasta caer.

Despego, me pierdo, escapo del mundo, entonces explota perdido. Voy a  aterrizar, después me muevo y dejo que mis ojos se mueran, quizás el tiempo se ocupe de dejar mi cuerpo en este mismo lugar. Veo las fotos de los edificios vacíos, no sé si va aquedar un rastro de mi imagen con vida, las luces me ciegan en donde espera, escucho las voces que vienen hacia mi y entiendo que este es el final…

Esperas que amanezca y salís a buscar como si te perdiera, no encuentras ni a tu nombre. Un día, todo el verano. Despertar sin saber, todo te confunde y ahora estás cada vez más lejos de casa. Estás hablándole al aire, una cicatriz, una marca sobre el cuerpo…